lunes, 6 de febrero de 2012

el encanto de la torre que toca el cielo

y en el país de un lugar donde los arcos y los iris nacen del suelo hasta el cielo embriagan de el humo del color rojo que explota en una gran curiosidad de sentidos inexplorados y en los cuales me veo envuelto desde la raíz del alma... hasta los ojos del libro sin leer... este éxtasis que poco saben disfrutar en tan inestable pensamiento del no saber y el no se que el que sabe solo mira para adentro... tal respuesta que tan difícil es de desifrar entre miedos y tragos de palabras...muere muere el maldito miedo... pues nadar para atrás es lo que hace la diferencia.... y el ojo del ajeno es el que con tan solo mirarlo es como un dulce que dilata mis sentidos al abrir las manchas de colores a una experiencia de la torre que toca el cielo y que el miedo no ganara... pero que el incierto es incierto ... pero el que se juega se juega... pero el alma corpórea es la botella del licor mas embriagador de todos... y en el final de este escrito dedicado a esta torre.. aunque parezca de ilógica... pero es de mucho sentido y significado... sin amor no hay nada... no hay vida... solo un juego... y tratare de ganar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario